TIRAMISÚ EXPRESS PARA PRINCIPIANTES (O NO)

Que sí, que ya sé que en Abril aguas mil… pero es que el grajo lleva volando bajo mucho tiempo ya. Y no sé a vosotros, pero a mí estos días grises y de lluvia hacen que me entre antojo de una taza de chocolate caliente un día sí y otro también. Y mirad que yo soy más de pan tostado que de otra cosa, pero el otro día no sé qué pasó en el súper que acabé con una bolsa de bizcochos de soletilla. Misterios de la naturaleza. Digo yo que será que ellos mismos se tiraron solitos en plan suicida desde la balda al carro en marcha, porque si no, no lo entiendo. Aunque ahora que lo pienso… si no recuerdo mal, los bizcochos están en la balda más baja… por lo tanto, imposible que se precipitaran al carro accidentalmente. No, si al final habré sido yo la que, en un momento de enajenación mental transitoria, sucumbió a la llamada del vicio y los cogió.

Sea como fuere, me han venido de perlas los bizcochos porque el otro día me preguntaron por un postre fácil y que llevara queso mascarpone (ante la inminente llegada de la fecha de caducidad de la tarrina de su nevera). Automáticamente pensé en este tiramisú express. Es facilísimo de hacer, no tiene ninguna ciencia, y queda… ¡cómo queda!

Por cierto, he descubierto que hay una versión del tiramisú que, en vez de café, lleva cerveza negra. Un “Birramisú” en toda regla. Voy a investigarlo y os cuento… pero seguro que os traigo la receta porque ya sabéis, si me seguís por Instagram, que la cerveza me trae loca (y si es con etiqueta bonita… mucho más).

Los ingredientes de los que vamos a echar mano en esta ocasión son:

  • 250 gr de queso mascarpone
  • 15 gr de cacao en polvo
  • 40 gramos de azúcar
  • 1 huevo
  • 150 ml de café
  • Bizcochos de soletilla
  • “Crazy” de Gnarls Barkley

IMG_8861

Lo primero que tenemos que hacer es separa la yema de la clara. Batimos la yema con el azúcar hasta que nos quede de un color amarillo pálido y el grumo del azúcar haya desaparecido.

Una vez que tengamos la yema y el azúcar montado, añadimos el queso mascarpone y mezclamos.

Por otro lado, montamos la clara a punto de nieve (ya sabéis, echadle una pizca de sal para que monte mejor) y la añadimos a la mezcla anterior con movimientos suaves y envolventes para que no se nos baje.

Mojamos brevemente los bizcochos en el café y pasamos a montar el tiramisú.

En un recipiente cuadrado (yo he utilizado un tupper y luego lo he desmoldado sin problema) ponemos primero una capa de bizcochos y la cubrimos con la crema. Volvemos a hacer lo mismo, es decir, otra capa de bizcochos y terminamos con una capa de crema.

Sólo nos quedaría tamizar el cacao por encima y dejar reposar el tiramisú en la nevera hasta que haya enfriado bien.

¡No me digáis que no es fácil y rápido de hacer!

IMG_9005

Anotaciones y sugerencias:

  • Con las cantidades que os he puesto sale una cantidad razonable de tiramisú… pero vamos, que si os parece que va a ser poco duplicad las cantidades y listo.
  • Yo he usado descafeinado en vez de café porque la cafeína y una servidora somos incompatibles.
  • No os he puesto el número de bizcochos porque ya lo iréis viendo según lo vayáis montando. Vale, lo confieso, mientras montaba el tiramisú iba dándole al diente… y cayeron unos cuantos bizcochos. Pero bueno, calculo que para el tiramisú usé unos 16 bizcochos. Los que me comí… eso mejor me lo reservo para mí.

En cuanto al ingrediente especial… qué queréis que os diga, este tiramisú express está para volverse crazy perdido…

¡Que lo disfruten!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s