BANANA BREAD, O PAN DE PLÁTANO, FÁCIL Y RÁPIDO

Porque a mí los plátanos me producen migraña. No ellos en sí, sino su ingesta, se sobreentiende. Pero es que el chocolate, el queso y los embutidos, entre otras cosas, también hacen que me estalle la cabeza pero no por ello voy a dejar de degustar estos manjares, las cosas como son. Estoy muy loca, pues sí.

La cosa es que me he encontrado con que tenía exceso platanil en el frutero (¡milagro!) y al momento me ha venido la idea de hacer un Banana Bread, o Pan de Plátano. Porque es ver un plátano gótico (vamos, súper maduro y poniéndose negro) y yo me pongo a salivar. Es que me resulta verdaderamente difícil conseguir que los plátanos, en mi humilde morada, lleguen a ese estado de nirvana, porque entre que en el súper de mi barrio siempre los tienen de color verde fosforito y que en casa parece que viva la mona Chita o el monstruo de los plátanos, en caso de que exista… pues eso, que no se me dan las condiciones óptimas para preparar este bizcocho muy a menudo. No sé si lo habréis probado, o no, pero si no lo habéis hecho… ¡ya estáis tardando! Porque más fácil y rápido, imposible. Y es que queda de un rico y resultón…

En esta ocasión, los ingredientes de los que vamos a echar mano son:

  • 150 g de azúcar
  • 240 g de harina
  • media cucharadita de bicarbonato
  • media cucharadita de sal
  • una cucharadita de levadura química tipo Royal
  • 60 g de yogur natural
  • 85 g de mantequilla
  • 2 huevos grandes
  • 3 plátanos góticos
  • 75 g de perlitas de chocolate
  • 50 g de nueces troceadas
  • “Amor Papaya” de Carlos Sadness con Caloncho

IMG_9606.JPG

Primero vamos a ponernos con los plátanos. Los cortaremos en trocitos y los machacaremos en un bol con la ayuda de un tenedor. No es necesario ensañarnos demasiado con ellos, mejor que queden algunos trozos grandes.

A los plátanos machacados añadimos la mantequilla derretida, el yogur y los dos huevos batidos.

En otro bol añadimos el azúcar, la harina tamizada, el bicarbonato, la sal y la levadura. Añadimos también las pepitas de chocolate y las nueces.

Es hora de verter el contenido del bol con los ingredientes húmedos, es decir, la mezcla de los plátanos, mantequilla, yogur y huevos, al bol de los ingredientes secos. Mezclamos hasta que se integre todo bien.

Sólo nos queda precalentar el horno a 175 grados y verter la mezcla en un molde previamente untado con mantequilla y enharinado para no tener problema a la hora de desmoldar.

Horneamos durante unos 50 minutos, pero como siempre… la prueba del palillo. Cuando pinchéis y salga limpio es que ya está.

Dejamos enfriar y ¡listo!

IMG_9632

IMG_9644

Anotaciones y sugerencias:

  • Tanto las perlitas de chocolate como las nueces son opcionales. Yo en esta ocasión no tenía nueces pero debo de reconocer que si así queda rico… ¡con nueces ni os cuento!
  • Podéis añadir un poco de vainilla también, le va de lujo.

Y en cuanto al ingrediente especial… descubrí esta canción hace unos días y me cautivó desde el primer acorde. Creo que le va de vicio a la receta frutil de hoy.

¡Que lo disfruten!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s