BIZCOCHO ESPONJOSO DE MANDARINA

Hoy vengo con el bizcocho de yogur de toda la vida, pero con un toque diferente.

Y es que hace una semana hicimos pedido de naranjas y mandarinas en @tarongesdomingo y estamos dándole que no veas a la vitamina C porque están para orgasmar de ricas. Total, que ayer me apetecía hacer algo y se me ocurrió hacer bizcocho de mandarina. Brutal. A ver, que el bizcocho de yogur ya es brutal de por sí, pero con el plus de la mandarina queda para morir de vicio. Es así.

Los ingredientes que vamos a necesitar son:

  • un yogur griego (o natural)
  • 225 gramos de harina de repostería
  • 6 gramos de levadura en polvo tipo royal
  • una pizca de sal
  • 170 ml de aceite de girasol
  • 2 gramos de bicarbonato
  • 2 huevos medianos
  • 140 gramos de azúcar
  • ralladura de tres mandarinas
  • el zumo de las tres mandarinas
  • azúcar glas para decorar
  • “El invierno” de Vivaldi

Realmente este bizcocho no tiene ninguna ciencia, y es que si sabes hacer el bizcocho típico de yogur pues ya lo sabes todo.

Empezamos clareando las yemas con el azúcar. Batimos bien con ayuda de unas varillas hasta que nos quede una mezcla blanquecina y haya cogido un poco de cuerpo.

Añadimos el yogur poco a poco y seguimos removiendo.

Hacemos lo mismo con el aceite.

Incorporamos la ralladura de las mandarinas.

Añadimos poco a poco la harina, con la levadura, la pizca de sal y el bicarbonato tamizándolo todo. Vamos, alternando con el zumo de mandarina.

Montamos las claras a punto de nieve y añadimos con movimientos envolventes.

Ya sólo nos quedaría verter nuestra mezcla en el molde que vayamos a utilizar para la ocasión. Dependiendo del tipo que uséis sabéis que tendréis que engrasar, o no, vuestro molde.

Espolvoreamos un poco de azúcar por encima y llevamos al horno, que habremos precalentado a 180 grados.

Dejamos que se hornee unos 50 minutos… bueno, realmente quizá sea mejor que vayáis controlándolo. Enseguida se ve cuándo está hecho. El olor que desprende cuando está en su punto es inconfundible… Yo en esta ocasión creo que lo dejé un pelín más de la cuenta, pero me ha encantado el resultado porque por dentro está jugoso y por fuera tiene una costra crujiente…

Cuando veáis que esté hecho lo sacáis y dejáis enfriar en una rejilla.

Para servir espolvoreáis un poco de azúcar glas y listo.

Espero que os animéis a hacerlo y me contéis. Como ya habéis visto no tiene absolutamente ninguna complicación este bizcocho. Realmente las mandarinas le dan un toque irresistible. Probad y me contáis.

Anotaciones y sugerencias:

  • Aunque haya puesto para la foto anís estrellado no lo lleva la receta, aunque creo que hasta la quedaría bien y le daría un puntito muy interesante.

En cuanto al ingrediente especial… pues que hemos empezado a ver The Undoing y ha sido volver a escuchar esta pieza y llevo ya cinco días con Vivaldi a tope. Soy así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s